Cine Musical por Adolfo Pérez

October 18, 2018

Cine Musical por Adolfo Pérez

Titulo del libro: Cine Musical

Autor: Adolfo Pérez

Número de páginas: 458 páginas

Fecha de lanzamiento: July 17, 2013

ISBN: 1491012188

Editor: Createspace Independent Publishing Platform

Descargar Leer on-line

Adolfo Pérez con Cine Musical

Cine Musical por Adolfo Pérez. El libro publicado por Createspace Independent Publishing Platform. Contiene 458 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Aunque inicialmente dependientes de los escenarios de Broadway y en gran medida inspiradas en esas obras, las peliculas musicales pronto consiguieron encontrar una formula propia, proporcionando un formulario de arte vital que aportaba un sabor escenico muy superior a cualquier espectaculo en directo. Quiza por ello, y durante 50 anos, o incluso desde su nacimiento, el musical ha demostrado que es el Ave Fenix de la industria cinematografica. Inmerso en una competencia razonable con estilos tan dispares como el western, el cine epico, el romance y hasta las hazanas belicas, este genero ha sido capaz de revivir una y otra vez, muy a pesar de los malos augurios de sus detractores, empenados en condenarle al fracaso desde sus inicios. Y es que si hay un genio creativo que va unido siempre a cualquier produccion cinematografica, este es indudablemente el musical, justo cuando el beso apasionado de dos enamorados es acompanado por la cancion que ambos entonan acertadamente a duo. Hollywood produjo sus mejores musicales por lo menos hasta finales de los anos cincuenta, y entre sus mejores artifices estan Ernst Lubitsch, Irving Berlin, Stanley Donen, Cole Porter, Arthur Freed, Vincente Minnelli y Gene Kelly. E incluso en los anos sesenta y setenta, una serie de entusiastas que deseaban revivir el genero nos asombro con Cabaret (1972), New York, New York (1977), Grease (1978) y, por supuesto, West Side Store (1961). Junto con estas peliculas, una nueva legion de estrellas llegaron a sustituir a las glorias anteriores, destacando Julie Andrews, Barbra Streisand, Liza Minnelli y John Travolta, este ultimo menos reconocido como profesional de la musica, pero indudablemente el artifice del gran exito que constituyeron Fiebre del sabado noche y Grease. No estamos en la mejor epoca para el cine musical y hasta podriamos considerar que a partir de la decada de los 90 nadie daba ya ni un centavo por esta opcion cinematografica. No obstante y como veremos a continuacion, fueron precisamente las peliculas musicales las que dieron esplendor -y dinero- al cine de Hollywood y es logico pensar que estamos solamente en un compas de espera para que una nueva epoca de glamour vuelva a inundar las salas de cine. Los motivos por los cuales este tipo de cine fue poco a poco cayendo en desgracia aparentemente son bastante claros, y el publico ha sido el mayor causante por sus nuevos habitos sociales, aunque no el detonante. Mientras que en la epoca dorada comprendida entre los anos 40 y 50 los protagonistas de este genero eran ante todo autenticos bailarines y cantantes (recuerden si no a Fred Astaire o Vera- Ellen, por poner unos ejemplos), metidos casi a la fuerza a interpretar papeles de actores, posteriormente se hicieron toda clase de aberraciones innecesarias y vimos bailar a personas cuyas habilidades no eran mayor que un bailarin de discoteca, y esto era algo que el publico sabia perfectamente. Ver a una Jennifer Beals simular pasos de baile en "Flashdance" (realmente tuvo que ser doblada por Irene Cara), o a John Travolta cantar con la voz de los Bee Gees mientras bailaba lo que entonces se denomino como el estilo mas hortera de la historia, fue tan decepcionante como asistir al doblaje de Julie Andrews en "Mary Poppins." En pocos anos, pasamos de asistir a un espectaculo lleno de colorido, trajes bien disenados, canciones de Cole Porter o Irving Berlin y bailes ejecutados por los mejores bailarines del mundo, a ver a jovenes en vaqueros bailando en una discoteca y al mismisimo Jesucristo cantando una opera rock. Demasiado contraste para el espectador. Esperamos, estamos seguros, que cual Ave Fenix algun productor sacara de su letargo al buen cine musical y pronto podamos contemplar de nuevo el genero que mas gloria proporciono al cine norteamericano. Woody Allen ya lo ha intentado con bastante acierto, aunque sus limitaciones presupuestarias le impiden dar el espectaculo que segur