Queríamos un Calatrava. Viajes arquitectónicos por la seducción y el repudio (Crónicas nº 112) por Llàtzer Moix

December 19, 2018

Queríamos un Calatrava. Viajes arquitectónicos por la seducción y el repudio (Crónicas nº 112) por Llàtzer Moix

Titulo del libro: Queríamos un Calatrava. Viajes arquitectónicos por la seducción y el repudio (Crónicas nº 112)

Autor: Llàtzer Moix

Número de páginas: 344 páginas

Fecha de lanzamiento: October 13, 2016

Editor: Editorial Anagrama

Descargar Leer on-line

Llàtzer Moix con Queríamos un Calatrava. Viajes arquitectónicos por la seducción y el repudio (Crónicas nº 112)

Queríamos un Calatrava. Viajes arquitectónicos por la seducción y el repudio (Crónicas nº 112) por Llàtzer Moix fue vendido por EUR 9,49 cada copia. El libro publicado por Editorial Anagrama. Contiene 344 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Santiago Calatrava es el arquitecto de origen español con mayor notoriedad global. Sus llamativos edificios blan­cos, de inspiración orgánica y lenguaje inconfundible, se levantan en una vein­tena de países, dando forma a estacio­nes de tren, puentes, aeropuertos, audi­torios, museos, rascacielos o estadios. En los años del cambio de siglo, cargos públicos y promotores privados tanto europeos como estadounidenses se dis­putaron sus servicios, convencidos de que garantizaban un plus de visibilidad y éxito, de que contribuirían decisivamen­te al progreso de su comunidad. Cala­trava era entonces una figura admirada, deseada y consentida prácticamente sin reservas. Pero, poco a poco, la percep­ción del arquitecto, ingeniero y creador plástico nacido en Benimàmet y afinca­do en Zúrich fue transformándose hasta invertir su signo. En el último decenio, su presencia en los medios de comunicación ha estado dominada por informa­ciones relativas a sus excesos, y muy marcada por la crítica y el reproche.

Queríamos un Calatrava se propone averiguar, detallar y exponer las causas de tal transformación. Con ese objetivo, Llàtzer Moix ha visitado algunas de las principales obras de dicho arquitecto, en Atenas, Malmö, Milwaukee, Nueva York, Venecia o Zúrich; también en diversas ciudades españolas, como Barce­lona o Valencia. Y ha conversado con los clientes que las encargaron, con los colaboradores del arquitecto que desarrollaron los proyectos, con sus usuarios y con otros expertos. En esta pesquisa han aflorado algunas constantes: de­moras, presupuestos multiplicados, renuncias sobre la marcha a rasgos defi­nitorios de la obra, mantenimientos onerosos, incidencias varias y, a la postre, clientes inicialmente seducidos por el arquitecto que acabaron repudiándole e, incluso, dirimiendo sus diferencias con él en los juzgados. Calatrava es un profesional talentoso y singular, como acreditó en algunos de sus primeros tra­bajos y reconocen numerosos colegas. Pero su arquitectura presentada como un sueño ha revelado en no pocas ocasiones un envés de pesadilla.